Laiguana

Manda Huevos II

Tras un arduo día de trabajo, llegas a tu casa y enciendes la televisión para enterarte de lo que ha sucedido durante el día. A veces, es para divertirte, aunque esto se consiga con escasa frecuencia. Pues bien, enciendes tu televisor y de los veintiséis o veintisiete canales de televisión, en todos ellos te bombardean con noticias del corazón unas diez horas al día. Luego, una o dos horas más tarde, tras las macabras noticias del telediario, hay un resumen de lo que ha sucedido en un Hotel donde va gente con encefalograma plano; o en una academia de música donde nadie sabe cantar pero todos tienen seguro su estrellato aunque, como malos músicos que son, hagan el ridículo en festivales internacionales; o en una casa de la sierra madrileña donde entran futuros contertulios de programas de prensa rosa o programas de gritos, porque no tienen capacidad intelectual para despertar el apetito de intelectual del televidente medio.

 

Por la mañana, si tienes la desgracia de quedarte en casa, verás programas en los que intentan hacer un conglomerado de todas las noticias que hayan sucedido en España. Hasta se permiten hacer un debate político de chirigota y pandereta, dado que la capacidad intelectual de los tertulianos es nula. Hay gente que te habla de temas del corazón y acto seguido se hincha a soltar comentarios, más o menos jactanciosos, de deportes; o a sentar cátedra soltando estupideces sobre temas políticos con una prepotencia insultante. Porque, sin saber de nada, de todo saben. En dichos programas también verás con estupor los resúmenes de chabacanos programas televisivos emitidos en horario nocturno. No sé qué tipo de conjura habrán hecho los directivos de televisión, aunque está claro que, por no sé qué extraña consigna están intentando idiotizar a los televidentes. Igual es que a alguien le conviene un país plagado de idiotas. Supongo que a los políticos porque nada hacen por cambiar esta tendencia y así tendrán un país idiotizado que, hagan lo que hagan y digan lo que digan, les seguirán votando.

 

Tan es así que ya ni se molestan en intentar emitir películas con mayor o menor calidad, salvo en horarios intempestivos y, de ser en un buen horario, serán películas basura para que consumas sus programas basura o apagues la televisión, que es lo que deberíamos hacer todos a la vez. A la hora de la salida de los colegios no hay ningún programa infantil. No queda inteligencia para planear y llevar a cabo programas como “Barrio Sésamo” y no digamos “La Bola de Cristal” Tras tanta basura, tienen la desfachatez, cuando ponen fútbol, de clamar al cielo porque quieren ver, los estúpidos intelectualoides que aparecen en ésos ridículos programas de pandereta y tonterías, a los patanes de moda, que ellos mismos han fabricado. Prefiero ver deporte que a gente con minúscula inteligencia perpetrando la idioticia en programas de televisión. Es la dictadura de la decadencia cultural e intelectual de los mediocres.

 

Es vergonzoso ver que las televisiones públicas, que se nutren de nuestros impuestos, están abarrotadas de estúpidos que sientan cátedra en la inmundicia de sus mediocridades. Entran ganas de negarse a pagar los impuestos que se destinen a enriquecer a tanto mezquino. Tenemos que ver cómo se hace famoso al play boy de turno o a la golfilla de su barrio. Son gente que tienen un interés increíble para el televidente medio. Todo esto sucede por los famosos índices de audiencia. No siempre lo más visitado es lo de mayor calidad. Ya sabemos el viejo dicho de que millones de moscas no pueden estar equivocadas. Mejor ni lo nombro, porque con el afán de lucro con que hacen todo en este país, igual nos inundan los restaurantes con menús basados en el manjar de las moscas. Que es el manjar que nos ofrecen en la televisión.

 

De todos modos, y pensándolo bien, a mí la televisión sí consigue abrirme el apetito intelectual ya que, cada vez que encienden la caja tonta en mi casa, me marcho a mi habitación a leerme un buen libro. Pero bueno “Siempre nos quedará la Radio”.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: