Laiguana

Aston Martin, la elegancia en cuatro ruedas

Aston Martin, la elegancia en cuatro ruedas.

para acceder a la página de la revista haz click aquí

 

http://laiguana.blogspot.es/img/astonmartin.jpeg 

 

En 1.913 nace la mítica marca de automóviles de lujo cuando Lionel Martin, tras ganar la carrera denominada Aston Clinton, decide unir su nombre al de ésta a modo de homenaje. Lionel se asociaría con Richard Bramford para que proveyera de los fondos necesarios y así poder poner en marcha el negocio. En aquella época estallaría la Primera Guerra Mundial, lo que haría que el lanzamiento de un nuevo coche en un momento bélico fuese algo casi imposible. De hecho, la producción inicial sería de 14 vehículos al año. Bramford, frustrado por el fracaso empresarial, se retiró del proyecto y Martin recurrió a Zborowsky millonario polaco que se mostraba interesado por participar activamente en el naciente negocio del automóvil. Pero poco después Luis Vorov Zborowsky fallecía repentinamente, lo que hará que Aston Martin no pueda expandirse.

 

Cuando Lionel Martin estaba decidido a declarar la bancarrota, apareció un nuevo mecenas. Se trata de la familia Benson, que nombraría a Lionel Director Técnico de su propia empresa, de modo que él podría ver crecer la empresa. Sería la época de los años treinta que fueron los años de máximo apogeo de la marca inglesa. Puesto que comenzarían a disputar las multitudinarias carreras de Le Mans, lo que supondrá un espaldarazo publicitario definitivo para la sociedad. El estallido de la Segunda Guerra Mundial hizo que la fábrica paralizara la actividad automovilística y cambiase sus estructuras de modo que construyese material bélico.

 

La familia Benson, tras la Guerra Mundial, no pudo seguir manteniendo la empresa y esta vez sería David Brown quien la salvase del cierre. De su mano y, tras fusionarse con la marca Lagonda, aparecerá la saga de los DB, cuyo significado es el de las siglas del señor Brown. De modo que aparecen los DB1, DB2, DB3 y DBR que ganaron varias ediciones de Le Mans y la Mille Miglia. Ya en 1.972 Brown vende Aston Martin a Company Developments lo que fue el inicio de la decadencia, pasando de mano en mano. Hasta que finalmente llegase a manos de Ford. Que hizo que la marca empezase a disfrutar de una situación económica más o menos estable. Tras un asombroso récord de más de cuarenta años presentando balances con números rojos. En la actualidad presentarán al gran público su nuevo vehículo “Rapide” que se tratará de un “utilitario” de cuatro plazas de modo que pueda ser competitivo. Todo ello de la mano de la reabsorción de Lagonda por la marca inglesa.

 

La primera aparición de Aston Martin en las 24 horas de Le Mans fue en 1.928 y, tras más de cincuenta años lejos de las competiciones, se ha anunciado la reaparición de Aston Martin en la prestigiosa carrera de resistencia para este año. Con lo que intentarán igualar la proeza conseguida por Carroll Shelby y Roy Salvadori a los mandos de un DBR1. Quienes vencieron llevándose el título a tierras británicas. El equipo participará todo el año en Le Mans series, comenzando por las mil millas de Catalunya. El prototipo de la marca para la categoría LMP1 lucirá los colores más reconocibles de la competición, ya que mantienen su relación con la marca Gulf. El motor que se pondrá en competición será un propulsor 12 cilindros en V derivado de los coches de producción de la marca.

 

Sin embargo, lo que daría el empujón definitivo a la marca a nivel publicitario fue la utilización de varios de los modelos para la saga de películas de James Bond. De hecho, en estos filmes podemos disfrutar de esculturales mujeres, cada vez más terribles antihéroes, un rato para degustar un buen martini y fabulosos coches. Lo que hará que los vehículos sean prácticamente otros personajes más dentro de la serie. La elegancia británica del agente secreto debía ir de la mano de la elegancia que posee la marca Aston Martin. De hecho, su seña de identidad, es la innegable elegancia de sus líneas y la elaboración artesanal en sus vehículos. Tenemos que tener en cuenta que los coches más tuneados son los que aparecen en manos del agente secreto, ya que tendrán incluidos desde placas de matrícula giratorias, escudo de humo, ametralladoras, lanzamisiles hasta otro tipo de gadgets cada vez más asombrosos.

 

En 1.964 y 1.965 aparecerá por primera vez en la saga de películas. Concretamente se trata del modelo DB5, en la película “Goldfinger” se nos presentan en color abedul plateado igual que en “Operación Trueno”, pero en “Goldeneye” será en color plateado, en la que, además, tendrá una nevera para champagne incluida. Volviendo en “El mañana nunca muere” a conducir un Aston Martin en color azul abedul otra vez. Este modelo, se trata de una evolución estilística y mecánica del DB4. Dicha evolución supuso un aumento significativo del peso del vehículo lo que obligó a ampliar la capacidad de sus seis cilindros a casi cuatro litros. Tendrá, asimismo, una nueva caja de cinco velocidades ZF lo que hará que se trate de un coche divertido y competitivo en carretera. La motorización alcanzaba los 282 HP, caballos ingleses de potencia, que alcanzaría los 252 kilómetros por hora, con una aceleración de 0 a 100 de 7,5 segundos. La cotización actual de este vehículo es de 76.200 euros según publicaciones especializadas.

 

En 1.969 se estrenaría el film “Al servicio secreto de su majestad”, en la que el agente 007 utilizará un  DBS de cuatro litros, seis cilindros en línea y una potencia de 282 caballos. Más adelante, en el año 1.987 se estrenará la película Alta tensión, en la que utilizará un Aston Martin V8 Vantage en color bronce. El idilio entre la marca británica y el agente secreto se ha mantenido más o menos estable a lo largo del tiempo, si bien, tras una pausa de quince años volverá a conducir “su coche”. De modo que en el año 2.002 concretamente en la película “Muere otro día”, en el año 2.002, irá en un coche Aston Martin  Vanquish

 

Tanto en Casino Royale como en 007 Quantum of Solace, penúltima y última película de la saga respectivamente, el agente, en este caso encarnado por Daniel Craig, conduce un Aston Martin DBS V12. Se trata de un coupé de tracción trasera. Comparte elementos mecánicos del DB9 pero con un motor más potente y sólo de dos plazas. El precio actual de este coche ronda los 280.000 euros. En cuanto a potenciación estaría situado entre el DB9 (456 Caballos) y un Vanquish S (528 Caballos). Con un motor fabricado en aluminio dispuesto en posición central delantera. Que además será atmosférico, con cuatro válvulas por cilindro, inyección indirecta y admisión variable. De modo que alcance velocidades de 307 kilómetros hora y con una aceleración de cero a cien en 4,3 segundos, siendo su consumo medio de 16,4 litros cada 100 kilómetros. El equipamiento en serie es abundante, pero tiene varias lagunas importante como puede ser la falta de limpiaparabrisas automático, de encendido automático de faros o los airbag de cabeza.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: