Laiguana

¿Desempolvo la pegatina?

¿Desempolvo la pegatina o no?

 

http://laiguana.blogspot.es/img/Noalaguerra.jpg 

 

Todo comenzó hace veintidós añitos. Al menos es el primer recuerdo que me viene a la cabeza de una ¿guerra? Influyente en la sociedad española. Fue allá por el año 89. Un amigo mío hacía la mili, mi mejor amigo, mi hermano y era el primero en hacerla, y todos los que estábamos con él teníamos miedo de lo que pudiera acontecer. No sabíamos si le iba a tocar ir o no. Entre la ignorancia que teníamos de esos temas y que no se sabían las dimensiones que iba a tomar aquello, temíamos por lo que le pudiera suceder a Javier, nuestro amigo. En momentos como aquél sale el típico tipo negativo que te dice: “Esto tiene pinta de que va a ser la tercera guerra mundial porque, como entren los chinos, eso sí que va a ser la leche” Mejor obviarles, claro. El caso es que veíamos los aviones Hércules surcando el cielo de Madrid en dirección a Irak, a esa guerra que nunca existió. Porque para las autoridades españolas esa guerra no fue ni guerra ni nada. Porque, tan sólo fuimos cuatro gatos a una manifestación en contra de la guerra en la que, por cierto, se encontraba Sabina y poco más. No había ningún otro famoso, o no lo vimos, por lo que la repercusión fue mínima y la guerra no fue tal, ya que, en este país, para que una guerra sea guerra tiene que haber una cuota mínima de famosos en contra y porque, parece ser, que dependiendo de quién esté en el poder cuando se declara una guerra, es considerada guerra o no.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/GadafiJackson.jpg 

 

Ya  en aquél entonces, el Gadafi este (que aún no iba disfrazado de Michael Jackson ni le habían echado el botox a brochazos) estaba dando la lata por ahí. De hecho, hubo unos cuantos misiles americanos, no sé si se llamaban tomahawk o tenían otra denominación, que tiraron contra uno de los palacios del líder libio. No sé si libio o labio porque con la silicona que se ha puesto el ladrón, me tiene robado el alma. Tigre. El caso es que un tipo que entonces era un imbécil y merecía los misiles que le lanzaban, de la noche a la mañana, pasó a formar parte de no sé qué foro, dando lecciones de humanidad en los foros de las naciones unidas a los que era invitado y en los que le llenaban de agasajos cuál mercader bereber que se precie. Porque, claro, luego vamos allí y no nos deja en sus harenes ni a la gorda Lole, la que sirve el agua y eso tampoco es. Ya que vas a un harén libio que te dejen una concubina en condiciones, porque, ya se sabe, que ir para nada es tontería.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/Aznarbushblair.jpg 

 

Después de aquélla guerra inexistente en el inconsciente colectivo español. Llegó al poder un tal José María Aznar, de infausto recuerdo para muchos y de obligado agradecimiento para, aproximadamente la otra mitad de españoles, en cuyo mandato se dieron las crisis del “Prestige” un barco que defecó en la costa gallega española y que, gracias a él, muchos marineros, sin el menor pudor (esto conocido de primera mano) hundieron sus antiguos barcuchos y recibieron subvenciones para cambiar la embarcación, porque la picaresca española es digna de elogio, digan lo que digan, en donde otros países ven crisis, los españoles de bien, ven robo, riqueza, bota de vino y jolgorio. La guerra de Irak, en la que todos recordaremos las pegatinas que, con mayor o menor convicción, llevábamos en la solapa de nuestras chupas vaqueras. Y, en la que también, en un hecho sin precedentes, fue el gran argumento en todos los discursos en la entrega de los premios Goya. Porque esa guerra sí existió, ya que fue lamentable el modo de entrar en ella. Y terminó, con la traca final del famoso once de Marzo, día en que unos malnacidos decidieron segar 195 vidas de gente trabajadora que iba en el tren de cercanías. Espero que mueran todos los implicados de una muerte muy lenta y muy dolorosa.

 

Y llegamos a hoy. Unos días atrás, solo unos días, comenzaron unas revueltas en varios países árabes. Yo no poseo la información de quién mueve los hilos de los rebeldes, pero me encanta que un pueblo decida deponer al dictador de turno ¡aprende Cuba! Y que tengan los santos bemoles de no escuchar los cantos de sirena de sus promesas dictadas por el horror de verse fuera de la poltrona; véanse la que hizo el mismo Gadafi de subir un 100% el sueldo de todos “sus” empleados, por poner un ejemplo, del que, en la oficina nos hicimos eco y nos reíamos con el chiste que nos supuso esta información. Pues bien, los dirigentes de Túnez y Egipto, en los casos más sangrantes, fueron depuestos y huyeron como indigentes, con los oros bajo el brazo, pues sólo riqueza amasaron. Ni un mínimo cariño de su pueblo, sólo terror y riqueza, como buenos dictadores. Y el sinvergüenza de Gadafi no. Este no quiere irse de la poltrona y paga a quien esté a su favor. Con las consiguientes filas en las puertas de las sucursales bancarias. Da armas a todo aquél que quiera matar a un rebelde. Y plantea una guerra civil.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/Gasolina.jpg 

 

En ese mismo instante, aunque esto sea otro cuento, viene otra vez la picaresca española, esta vez  estatal, y demostrando la oligarquía y la dictadura de los monopolios en que vive sumida esta triste nación, las gasolineras deciden subir el precio de su combustible (da igual diesel que gasolina) ése que compraron hace unos meses, semanas o días a X dinero y que ahora lo suben un 150% sin el menor escrúpulo y que nosotros pagamos sin decir ni pío. Pasa lo mismo con el cuento que nos hicieron con las telecomunicaciones, farmacéuticas, eléctricas. Todos los suministros españoles están en manos de monopolios y oligarquías destinadas a sangrarnos. Total, el otro día ganaron el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona, con eso está todo bien. Panis et circensis, que decían los romanos, pues eso. Ah, y todavía no sabemos cómo se llama el hijo de Bardem, algo realmente importante para la vida media española.Disculpen el paréntesis patrio, pero es algo que me tiene muy calentito. Y, en lugar de tener en cuenta los ejemplos tunecino y egipcio, cogemos y les seguimos votando. Diremos, en ese dicho tan español, “total, para que nos robe otro...”

 

http://laiguana.blogspot.es/img/ZapateroyGonzalez.jpg 

 

El caso es que Gadafi plantea una guerra civil a los rebeldes que se le opusieron. La ONU y los EEUU que, desde que están gobernados por Barak Obama, son poco menos que los grandes artífices de la paz global, el planeta ha dejado de calentarse, los muertos están tranquilos en sus tumbas y los pobres ya no son pobres. Deciden enfrentarse al trasunto de Michael Jackson con botox hasta en el prepucio. Además, con ese altruismo que le caracteriza a la ONU, se han debido percatar que en Libia hay petróleo, así que nada a meterle unos tomahawk en el palacio de Gadafi. Y dicho y hecho. Así que estamos sumidos en una guerra en la que, según varios periódicos, hay tropas españolas (no sé si son barcos, aviones, soldados, porque como aquí la información brilla por su ausencia pues no lo tenemos excesivamente claro) actuando en la zona de conflicto, con lo cuál nos hemos metido de lleno en esta guerra. Y el agorero de turno está diciendo: “Ahora vamos a tener un Afganistán mucho más cerca de nuestras fronteras” Pero es que yo ahora no sé si esto es una guerra o si no lo es. No sé si hay que estar en contra o no. No sé qué es lo que toca. Porque, como Zapatero, que es quien está en el poder mientras Rubalcaba no diga lo contrario, es del mismo partido que Felipe González que es quien gobernaba cuando sucedió la guerra de Irak aquélla que no fue guerra ni nada. Así que, chico, tengo un lío. Me temo que me va a tocar ir a una manifestación en la que vamos a ser no cuatro, si no tres gatos. Si está Sabina le diré que me cante unos versos de esos suyos, pero no sé qué hacer ¿Desempolvo la pegatina o no?

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: