Laiguana

A mis cuarenta.

A mis cuarenta

http://laiguana.blogspot.es/img/iguana.jpeg 

Ha llegado la hora de hacer balance de mi vida. A saber, voy a cumplir cuarenta años el próximo día ocho de Abril por lo que me siento ante la subida de un nuevo escalón vital. No sé si me explico. A ver, mis sensaciones son como de estar cumpliendo etapas y a la vez estar retrotrayéndome una y otra vez. Se cumplen etapas a medida que se van consiguiendo metas o se van alcanzando estados vitales que no sabías que ibas a ser capaz de alcanzar. Ejemplo: me he casado y tengo un hijo. Dos etapas superadas. Y la nostalgia. Porque algunas veces pienso que mirar atrás no es más que un ejercicio de nostalgia y, ahora, con toda esta cultura retro y “revivalista” de los ochenta, te lo ponen más fácil a la hora de hacer balance.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/evanasarre.jpg 

 

Lo peor del revival que estamos viviendo es tener que volver a escuchar a Mecano y otras infumables hierbas. Lo mejor es volver a tu juventud o, en algunos casos, infancia. En mi caso, sin ir más lejos, es una mezcla de primera juventud e infancia. Los ochenta, la década prodigiosa, la década del todo vale, la década de Eva Nasarre y sus calentadores fucsias, de pelos cardados y siete hombreras en cada hombro... No sé qué narices se echa de menos de los ochenta. Las chicas ibais horribles y nosotros teníamos acné. Bueno sí que lo sé, antes se permitía crear con absoluta libertad. Lo que llevó a que, además de mucha basura (de la que nadie se acuerda) se hayan obtenido auténticas obras de arte; o hayan emergido artistas mediocres y otra gente que lo de artista le viene muy grande pero se subió en la cresta de la ola y ha vivido (o viven) del cuento de lo que fueron, sin tener la menor opción de volver a ser ni la sombra del cuento que contaron ser.

http://laiguana.blogspot.es/img/cocherojo2.jpg 

Lo de cumplir años sirve para ir, cada vez, echando más cosas de menos, gente o situaciones que dejaste en el camino. Lo normal es que se echen de menos personas. Bueno, hay quienes dicen que la vida es un puente que hay que cruzar deprisa, lo que no dicen es que en ese trayecto, te encuentras personas maravillosas que estarán a tu lado toda la vida; gente formidable que no volverás a ver; gente que creías fantástica y es una basura como persona y como gente del montón; y payasos que te alegran el rato pero no sirven ni para traerte el pan los domingos por la mañana. También, una amiga argentina me dijo una vez que la vida es pérdida. Y no, no lo dijo tras la eliminación de Argentina en el pasado mundial, lo dijo porque su hijo vino llorando y diciendo: “Mamita, perdí el auto rojo” A lo que ella le contestó: “Ay, hijito ¿viste? La vida es pérdida” Y no le falta razón. Desde que llegamos a este mundo vamos perdiendo cosas, desde el cordón umbilical, la virginidad, la sensatez o la inocencia hasta la vida; todo se va perdiendo. Sin prisa pero sin pausa. Como un buen tango. Besos, Adriana.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/Botellon.jpg  

 

También conozco gente que te dice que la vida hay que ir saboreándola segundo a segundo y no dar un paso hasta que en el anterior hayas observado hasta la menor brizna de polvo con la que te encuentres. Pienso que la vida es un poco una mezcla de las tres, pero es mi opinión y este post no es de auto ayuda, creo. Va tan aprisa que no te permite más que ir a la carrera, por lo que te vas preparando para saber qué cosa tiene que hacerte detener y tienes que observar y qué cosa desechar y, cuando sabes qué es lo que te merece la pena y te enriquece, es cuando estás más cerca de irte al otro barrio.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/CastilloAlameda.jpg  

 

A propósito de otro barrio. He tenido un par de años en los que he estado bastante hundido, porque me detectaron una enfermedad precancerígena de esófago y estoy en tratamiento, así que me veía cerca de irme, luego te vas animando y, cuando te dicen que solo revisiones anuales, te apetece una fiestecita. Pero bueno, a lo que iba, he estado hundido por eso y, cuando estás hundido, empiezas a pensar en gente que ya no ves. A muchos te apetecería volver a ver. Pues bien, tuve la suerte de que un amigo mío del grupo de amigos que frecuentaba hace más de diez años, se casaba por segunda vez. Así que iba a tener la oportunidad de volver a ver a muchos de mis amigos de entonces. Una alegría enorme me produjo ver a la mayoría de ellos. Pero, en el fondo, las aguas vuelven a su cauce y comprendes, tras estar apartado, por qué razón los caminos suyos  y el mío se han separado. Somos absolutamente distintos. Y, mientras nos divertimos, fue estupendo. Hay algunas anécdotas grandiosas. Hay momentos lamentables pero graciosos y hay momentos de auténtico cabreo, que intento olvidar. El caso es que volvía ver la razón por la que nos separamos y, esa especie de mala conciencia que, mientras estaba en tratamiento, me acechaba, se esfumó de un plumazo. Sí que hay gente que merece que la sigamos viendo y, prometo que intentaré hacerlo. Además, para eso también están las redes sociales, vamos digo yo ¿no, Sesil?

 

http://laiguana.blogspot.es/img/MaqEscribir.jpg  

 

Ahora me veo en una situación un poco delicada, porque tras cumplir las etapas de la boda y de ser padre, que jamás llegué a imaginar cumplir, me veo de nuevo en paro. Esta maldita crisis nos está matando a todos. Estoy buscando trabajo y tengo un problema enorme, porque, por un lado, debo ser funcional y buscar un sueldo que me dé para vivir y para que mi mujer y mi hijo vivan lo mejor posible, que es la tarea fundamental. Aunque ahora mismo lo que me ofrecen es menos de lo que gano en el paro. Y, por otro lado, mi sueño siempre ha sido escribir y “vivir” de la literatura. Vivir de escribir. ¿Qué bien suena, no? Eso lo quieren hasta los grandes literatos, pero cada uno tenemos un sueño y ése es el mío. Es muy difícil porque, cuando más intento entrar en ese mundo, peor me siento y más me alejo. No me siento identificado con nadie. Pero bueno, soy muy mío. Aunque lo llevo intentando desde hace tiempo, no os vayáis a creer. De hecho, escribí para una productora unos guiones de un par de largos y de tres series de animación; estoy colaborando, por amor al arte, con una revista de tendencias y he regalado a un colega unas letras de canciones que se me ocurrieron, pero este no me ha contestado, ni me ha enseñado cómo quedaron, así que las retomaré yo y las voy a cantar junto con un amigo mío y, también, he regalado a loquillo unos relatos basados en sendas canciones suyas. Si alguno, lee algo de lo que he escrito y le gusta y me quiere pagar por ello, podemos llegar a un acuerdo rápidamente, je.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/VinagreRosas.jpg  

 

He perdonado varios desmanes que han tenido conmigo en varias ocasiones y de personajes variopintos. A saber, desde Sabina, que negó una entrevista a la radio de Rivas, Radio Cigüeña, hace muchos años y al que, desde entonces, no le volví a escuchar, ahora me he regalado su disco “Vinagre y Rosas” y me encanta. Así que, Joaquín, perdonado. De hecho, estoy recomponiendo toda tu discografía. Por otro lado, los desmanes van pasando por el de unos amigos que se olvidaron de llamar a mi mujer cuando su madre, la que ahora es mi suegra, fue operada de un cáncer de mama y a los que, no es que haya perdonado o no, es que se me ha olvidado. Hay cosas de las que mejor pasar. Hasta un colega, al que no veía desde nuestros tiempos de calimocho y Bernabéu y que dejó de venir con nosotros al fútbol no sé muy bien por qué. Pues bien, un amigo común me dijo que el padre de Jorge había muerto de un infarto y fui junto con mi mujer a su funeral, cosa que nos agradeció de corazón. Un abrazo, Jorge.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/Tetris2.jpg  

 

Bueno, pues el próximo día ocho son cuarenta tacos. Aquí me veo, en paro, queriendo escribir pero teniendo que ganar dinero; perdonando a cuántos me han tocado las pelotas; superando dramas, avanzando, cumpliendo etapas y me siento joven. Es curioso, me ha salido un post en plan: Yo, en plenas facultades físicas y mentales... Pero estoy bien, me siento bien. Estoy mejor que nunca. Tengo la mujer más maravillosa del mundo y un hijo que es una auténtica bendición. La vida, una vez alguien me dijo, que es nada más que ir sabiéndose conformar con lo que tienes. Puede ser. Lo que está claro es que la vida es para vivirla y lo que a mí me gusta no tiene por qué gustarte a ti, pero juntos si nos esforzamos, podemos encajar como dos piezas de tetris, y entre todos formar algo grande, importante y poderoso. Lo que pasa es que hay veces que las piezas no encajan, ni encajarán. Lo que debe asumirse y se tiene que tirar para adelante. No queda otra.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/Pluma2.jpeg 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: