Laiguana

Revolución hoy

Revolución hoy

He tenido un sueño que me daba la solución a lo que está ocurriendo ennuestro país. El otro día, os decía en mi facebook, que estaba rumiando unasolución a los tiempos que corren. Esta no es otra que la Revolución. No es nada original, lo sé. Y, sí, sé quelos siglos XIX y XX estuvieron salpicados de tremendos conflictos yrevoluciones; unas impopulares y otras populares. Unas llevaron a personajeslamentables e infames al poder y otras fueron románticas e irrealizables.Espero que mi propuesta no sea así. Decía que unas revoluciones fueron más sangrientasy otras menos pero en todas hubo muertos, odios, inquinas y, en la mayoría decasos, el conflicto abierto en aquéllos tiempos, aún hoy no está solventado deltodo o, ni siquiera, se ha acercado a una solución alternativa. Lo cierto esque la población es más manipulable cuánto más iletrada es. Eso ha pasado ayer,pasará mañana y pasa hoy. El demagogo de turno, sea el cura, el político, elseñor feudal o el que fuere, podía hacer que una veintena de hombres se alzasen aluchar contra su enemigo acérrimo para conseguir sus objetivos. Del mismo modoque más iletrada, la población era más violenta cuánto más odio conseguíainocularles el demagogo antedicho. Dicen por ahí que las guerras son el fracaso de la diplomacia. Yo añadoque, además del fracaso de la diplomacia, la guerra es el fracaso de larevolución. Entendiendo ésta como un modo de presión para conseguir lo que sepretende en la negociación iniciada por el débil con el poderoso. Motivo por elcual, entiendo que, en los tiempos que corren, la revolución es más quenecesaria porque no hay otra opción que iniciar una negociación que se nos niega. Ahora la pregunta sería ¿cómo ha de ser una revolución hoy en día?

 

Antes comentaba que, cuánto más iletrada es la población más manipulabley violenta puede llegar a ser. Aunque el fin fuese honorable, véase larevolución francesa, el pueblo estaba realmente exaltado y pasaba por laguillotina a cuánto poderoso se encontraba por las calles ¿Cabría hoy laposibilidad de una toma de la Bastilla? Probablemente sería impensable, quieropensar así, porque hoy la gente está mucho más preparada, la ciudadanía es másdocta en muchos temas y es capaz de discutir al politicastro que se tercie,sobre el tema a debatir. Su modo de tener razón no es haciendo una demostración,más o menos cruenta, de su fuerza de grupo. Su modo de tener razón es, precisamente, razonando y discrepando ofreciendo alternativas que, hoy, son silenciadas por no interesar al poderoso. Teniendo, pues, estos mimbres. Me refiero a lageneración (muchos en España se jactan de ello) más preparada de la historia denuestro país, se puede construir un cesto revolucionario que, a mi modo de ver,puede ser factible y, puede tener una significación importante, amén de unresultado eficiente y eficaz. ¿Por qué no utilizar estos mimbres si los tenemosa nuestra disposición?

 

La revolución, tan necesaria hoy por hoy, entiendo yo, ha de ser pacífica,prácticamente silenciosa y, repito, eficiente y eficaz. El resultado no puedeser otro que cambiar el sistema de administración y gobierno de nuestro paísque se ha demostrado ineficiente y absurdo. Con un sistema judicial inamovible desde hacesiglos, un gobierno bipartidista, unas listas electorales cerradas, unaconstitución nada flexible e inadaptable a cambios (cuando la sociedad y los tiempos demandanuna normativa flexible) con unas cámaras obsoletas, unos sindicatos con el carné delpartido político al que hacen el juego de modo partidista y oportunista desentendiéndosedel trabajador y, en cambio, buscando el beneficio propio; una prensa vendidaal partido político que le paga hipotecando su principio de independencia; y,en consecuencia, un sistema basado en que quien paga manda. Cuando,supuestamente, vivimos en una Democracia que, si mi memoria no me falla, puedetraducirse, algo así como, el poder del pueblo.

 

Sentadas las bases de tener la generación más preparada de lahistoria de España; que tenemos que cambiar el sistema político, financiero, judicialy administrativo de nuestro país y que hay que realizar una gestión más eficazy eficiente de nuestros recursos, mi propuesta de revolución sería lasiguiente: Que la ciudadanía se una en grupos de trabajo en cada pueblo, de modo que accedan al ayuntamiento de cada localidad y, mediante untrabajo honesto y una administración eficaz de sus recursos, demostrar que lagestión perpetrada por los partidos políticos en nuestro país es una estafa,basada en la corrupción, el engaño y con prácticas nada legítimas en muchoscasos ¿Cómo se haría? El ejemplo lo tenemos en el grupo de ciudadanos quetomó, casi de un modo casual, el ayuntamiento de Torrelodones. Efectuando unagestión correcta y dejando en ridículo a los partidos políticos que habíangestionado ese ayuntamiento con anterioridad, del mismo modo que, en caso deque se les arrebate el poder en las urnas y pase, de nuevo, a los políticos, les han dejado el listón muy altoobligando a una gestión transparente, eficaz y eficiente, en cualquier caso. Algo que agradecerán los ciudadanos de esa localidad.

 

¿Qué se conseguiría con ello? Aquí es donde llega el sueño y quizá laparte irrealizable de esta revolución, pero ¿qué revolución que se precie deserlo no tiene un punto romántico? Mi sueño es que se conseguiría, o bien irabriendo, paulatinamente, los ojos a los demás ciudadanos, con el objeto de que vean lasatrocidades y mamarrachadas que han llevado a cabo los gobiernos de turno enlugares, tanto recónditos como a las puertas de nuestras propias ciudades; obteniendo comoconsecuencia lógica, que los partidos políticos se verían en la obligación degestionar bien los recursos de los lugares en los que trabajan, reordenándosela inversión realizada en cada administración; quitando al primo tonto de lospuestos de libre designación; evitando tener treinta y cinco asesores de café,cucharilla, leche y demás despropósitos, con sus respectivos sueldos y prebendas.Recordemos que, tomando este tipo de medidas, el ayuntamiento de Torrelodonesha pasado, de ser un ayuntamiento deficitario, a tener un superávit importante.Cuestión que, en los tiempos que corren, dice mucho de los gestores actuales. Obien, a una mayor escala, lo que pudiera suceder es que la gente deje de votara trasnochados partidos políticos y empiece, de una vez por todas, a votar agrupos de gestores que les optimicen recursos y les hagan ver que sus impuestossirven para, algo más, que cumplir las pretensiones de cuatro inspectoreseuropeos, viendo sus derechos abordados por la verdadera piratería, que no esotra que la de la política actual, y para mantener el estatus de los que estánarriba en la cadena alimenticia y poderosa de España, alzándolos cada vez másalto, mientras su pueblo cae en la, cada vez mayor, miseria. O, quizá esospartidos políticos trasnochados se refunden, aunque, lo más probable, es queintenten captar a los gestores colocados en las administraciones eficaces, apuntándose ese tanto, de modo quepasen a engrosar sus filas y, poco a poco, vayan transformándolos  a su imagen ysemejanza y esto no haya servido para nada. Pero, os aseguro, de sueños tambiénse vive.


Comentarios

Chapeau, Emilio..creo que nos vamos a llevar muy bien, compañero. Inteligente análisis y brillantes aportaciones. Saludos.

Gracias por compartir tu blog, lo leeré despacio. Un abrazo, Emilio.

Hola Emilio, Lo que llamas tu sueño ... yo lo denominaría plan de acción ... es compartido por otras personas, no sé si michas o pocas pero cada vez más. El poder de los partidos está distribuido en todos los niveles (nacional, autonómico y local) y tiene su base en este último ámbito, que es paradójicamente el más amplio (miles de ayuntamientos, concejales y afiliados locales) pero a la vez el más accesible y abordable. Desde hace meses transmito a mi entorno el mismo mensaje: el cambio solo puede proceder de la revolución local, arrebatando a los grandes partidos ese territorio inmenso que abastece sus arcas y sus filas. Y te decía que lo considero un plan de acción porque realmente identifica el objetivo (gobierno local), los agentes responsables (los ciudadanos) y el calendario ( de aquí a mayo 2015). Un abrazo.

Tenemos un ejemplo claro de revolución pacífica aquí al lado, en Portugal, ¿has oído hablar de la Revolución de los Claveles? Yo creo firmemente que tendremos una pronto en España, pero no estoy segura de que sea tan pacífica,mira lo que ha pasado con el movimiento 15 M, ejemplo en otros países y del que aquí han hecho oídos sordos. La gente tiene miedo y está desesperada, y los que dirigen el país están enquistados en el poder. Tu sueño lo compartimos muchos, ojalá sea posible pronto.

Gracias por tu comentario Liliana. Con los tiempos que corren de globalización en la información, la red de redes, las redes sociales y demás, no es necesario nadie más. Los medios no van a apoyar para derrocar a quien les da de comer. El doble mensaje se da en política, los de un bando hablan de las bondades de su pagador, y viceversa. No se puede contar con ellos. Lo que hay que hacer son asociaciones de ciudadanos, nada más. Es una revolución ciudadana, llevada a cabo por ciudadanos, buscando el beneficio ciudadano y para ciudadanos. Saludos y muchas gracias.

Querido Emilio, tu propuesta es muy hermosa, e idealista, pero como harias para q los medios (q te seran necesarios) te apoyen masivamente para difundir la corrupcion?, en nuestro pais salvo algunos pocos, los demas o apoyan o hacen oidos sordos a la realidad real, y digo asi x q parece ser uan epoca de dos realidades, una, la q vemos y vivimos los ciudadanos comunes y otra la q se propagandiza x los medios y las autoridades.....(esto en psicologia se llama "doble mensaje" y produce...PSICOSIS ) y es un bombardeo permanenete a la cabeza de todos los habitantes....ojala se pudiera llevar a la practica tu idea.

Añadir un Comentario: