Laiguana

articulo

¿Sabes? Amy Winehouse murió

Escrito por laiguana 26-10-2011 en General. Comentarios (2)

¿Sabes? Amy Winehouse murió.

 

Enciendo la radio por la mañana y ¡zas! En mitad de la cara un golpe en forma de cancioncilla lamentable y prescindible. Mi despertador es una radio y, cada mañana, tengo puesto un programa de noticias porque detesto la odiosa música con que nos infectan los oídos las malditas radio fórmulas. Porque todos, nos hagan creer lo que quieran hacernos creer, son radio fórmulas. Porque a todos pagan para que pongan determinada música. Para crear determinada corriente de opinión, hacer triunfar a determinado “artista” y que así un cantante de medio pelo triunfe y se convierta en fan de la mediocre muchedumbre. Pues bien, yo no pongo música en la radio, me despierto con noticias normalmente. No escucho música actual, salvo muy honrosas excepciones, los que, a mi modo de ver son buenos músicos, como Jaime Cullum, Michael Bublé, Adele, Norah Jones, Nelly Furtado, Sabina, Amaral, Loquillo y poco más, la verdad. El resto son cantantes antiguos, del estilo de Elvis Presley, John Lennon, Bob Dylan,  The Who, The Rolling Stones, The Beatles, Sex Pistols, The Clash, The Ramones, Toy Dolls, Stray Cats, Blondie, Patty Smith, Johnny Thunders, New York Dolls... y muchísimos más. Hay veces que escucho a gente nueva como puede ser Wilco, Travis, Oasis, los Gallagher por separado, Blur, Green Day, Red Hot Chili Peppers, The Offspring... A todo esto, debo añadir, que no estoy pendiente de la actualidad musical en absoluto, me fío de lo que me pueden llegar a decir amigos con gustos similares y poco más.

 

Una vez explicadas mis preferencias, o algunas de ellas, diré que no soporto en absoluto las músicas étnicas (salvo la excepción de La Orquesta Baobab), flamenco, salvo que sea en vivo, tango, no me gusta la canción en sí, pero me encantan las letras. No me gustan nada la salsa, el merengue, la bachata, los chachachás, ni todas sus mezclas y variedades. Tampoco aguanto la música trance, dance, ni los dj’s (Nunca entendí que se hiciera más famoso el tipo que pone el disco que el tipo que hizo la música, son cosas mías, supongo) Yo soy de una generación en que la gente se catalogaba por la música que escuchaba, se vestía de acuerdo a esa música y se juntaba con otra gente con sus mismos gustos musicales. La música era el centro de nuestras vidas. Se escuchaban los mismos programas de radio y, al tener las radios clientes potenciales en todas las tendencias, las radio fórmulas no se plegaban, como ahora, a los Carlos Baute, Ricky Martin, Alex Ubago, Alejandro Sanz y demás, a mi modo de ver, bazofias; más bien, te mostraban todos los colores que tenía su paleta con la que pintaban nuestro universo musical. En cambio ahora, nuestros amigos los productores (dales de comer, cuida porque no se extingan) pagan porque escuchemos a las bazofias antes mencionadas y todos los que han salido copiando sus respectivos y lamentables estilos.

 

Eso era lo único bueno que tenía la época de la movida madrileña, que podías escuchar en un mismo programa a Los Nikis, Alaska, Radio Futura, Loquillo, Glutamato Yeyé, Siniestro Total, Mecano, Mamá, Tino Casal, Duncan Dhu, Gabinete Caligari, Brighton 64, Zombies, Nacha Pop, Los Secretos... Grupos que, entre ellos, no tenían prácticamente nada en común. La dichosa movida lo que nos trajo fue la posibilidad de que todo el mundo pudiera hacer, ver y oir de todo, de modo que te encontrabas con gente realmente mediocre, junto a gente buenísima. Porque había de todo, al amparo de la “apertura total” que supusieron los primeros años ochenta. Desde unos que no tenían nada que aportar; otros que eran “one hit wonder” y otros, los menos, que eran realmente artistas con mayúsculas. Muchos de los cuales, ahora son reputados artistas, fotógrafos, cantantes, pintores, poetas, escritores y periodistas.

 

Otros están en la cima de la ola, dirigen nuestros gustos previo pago porque, previamente, vendieron su alma al diablo. A esos les pregunto: ¿Por qué, si vosotros pudisteis disfrutar de esa libertad, cerráis la puerta a los que hay ahora y sólo podemos escuchar la mierda que os da de comer? ¿Por qué, si queremos escuchar algo distinto, nos tenemos que sumergir en el mundo “underground” que no indie? Queremos libertad de opción en todas las esferas artísticas para conocer todo y así poder elegir lo que realmente nos gusta, no entre lo que a vosotros os apetece que nos guste. Porque si únicamente se nos hubiera enseñado a Goya (excelso pintor) nos hubiéramos perdido a los, no menos excelsos, Dalí, Picasso, Velásquez, Sorolla... Por citar solo españoles. Ahora, la gente se junta por cercanía, no por similitudes musicales o de vestimenta. La gente no tiene ninguna inquietud artística, muy pocos la tienen, pero es que desde las alturas fomentan más la vida fácil de Belén Esteban, Kiko Hernández y otra gente que trasunta por programas del corazón (evidentemente porque se ven) que la ardua, difícil y trabajada de Ceesepé, García Alix, Ouka Lele, Loquillo, John Lennon, Bob Dylan, entre muchísimos otros, que desde el stablishment se niegan a promocionar, dar a conocer y mostrar, salvo casos sangrantes de clásicos que son imborrables.

 

Recuerdo un día, hace no sé cuánto tiempo, en que una canción iba abriéndose paso en mis sueños para ir llamando a mis sentidos poco a poco y despertarme con una dulce sonrisa en los labios. ¿Eh? ¿Qué es esto? No había escuchado nada igual en años (Debe tenerse en cuenta que, como ya os he dicho, mis músicos favoritos nunca suenan en las radios salvo que una equivocación suma en el desorden a las radios o porque el grupo de turno diga públicamente que entre sus influencias están tal o cual grupo que a mi me gusta y se empiezan a escuchar a modo de homenaje, o algo parecido, en sus emisoras) Era una dulce voz de mujer que musitaba no, no, no... y decía algo de back... no, no, no... black...

 

 Luego, el locutor, dijo un nombre rarísimo y lo apunté en un cuaderno que tengo en mi mesilla de noche por si me asalta la musa. Tengo cuadernos por toda la casa y en, prácticamente, todos mis abrigos, para que si se me ocurre algo, pueda apuntarlo en seguida y no se me vaya la idea. Bueno, que me desvío. Pues esa chica: Amy Winehouse, me gusta cómo canta. A raíz de ese sonido retro pude enlazar con otros artistas retro de la talla de Imelda May, Adele, Norah Jones, Michael Bublé, Harry Connick Jr y Jaime Cullum, entre otros.

 

La esperanza es lo último que se pierde, y también en la música es así, pero me he enterado que esta chica que sí canta bien, no como las bazofias a las que me referí antes, murió este verano. Fue de este modo, estaba hablando con un colega, de la vida, de música y de esto y de lo otro, y, en un momento dado, le comenté que estaba esperando que sacara nuevo disco “la Winehouse” y me dijo esa frase que me ha dejado helado: “¿Sabes? Amy Winehouse murió”

Políticamente incorrecto II

Escrito por laiguana 27-09-2011 en General. Comentarios (1)

Políticamente incorrecto II

 

http://laiguana.blogspot.es/img/Gorila.jpeg 

 

He de decir que siempre me llamó la atención lo políticamente incorrecto. Quién bien me conoce, bien lo sabe. Siempre me gustó la provocación y la frase incendiaria. Y no porque sí, sino porque lo que siempre me ha encantado es la sinceridad. Veamos, ser sincero nunca es políticamente correcto y no entiendo el porqué. Hay que ser discretos y respetuosos con el de enfrente aunque se te abra la úlcera. Pues, sinceramente, me parece una patochada. Vamos a ver, si estoy ante un imbécil recalcitrante, por qué razón tengo que hacer que me cae bien o, para definirlo mejor, no le tengo que decir que me cae mal ¿y que se vaya a casa tan tranquilo? No lo entiendo. Sinceramente, me parece que la educación nada tiene que ver con la falsedad.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/tunezpoliticos.jpeg 

 

Una cosa es la urbanidad, que aconseja saludar cuando te cruces con otra persona, ceder el asiento en el autobús a personas mayores o mujeres (especialmente si están embarazadas) abrir la puerta a los vecinos que vengan a tu portal y sujetarla hasta que pasen (y no para mirarle el culo a la vecinita del quinto) o el saludo cortés con tus convecinos, la conversación con las personas que, más o menos conoces, y demás. Y otra muy distinta es ser un cínico. ¿Porque encontrarte con un imbécil y no hacerle ver que lo es no es ser un falso? ¿acaso disimular con la vecina subnormal y gritona que te da asco no es ser falso? ¿Qué narices tiene que ver la educación con la falsedad? ¿No dicen que hay que ir siempre con la verdad por delante? ¿La verdad? ¿Para qué coño quieren que seamos sinceros y digamos verdades si luego no son capaces de soportarlas?

 

http://laiguana.blogspot.es/img/Boxeo.jpg 

 

Pero, ojo, no me refiero tampoco a hacer daño por hacer daño. No vas a ir llamando a la gente bizco, gordo, fea, borracho, puta, imbécil, tartaja o cojo por la calle cuando te encuentres a alguna persona con alguno de estos defectos. La saña, salvo con quienes me tocan las pelotas y me caen mal, nunca ha ido conmigo. Y eso que, muchos de los que me conocen lo saben, he sido el personaje más sincero (sino el que más uno de los que más sinceros) que han conocido. Cuestión que nos llevó a más de una discusión con el interfecto al que profería mis sarcasmos. Porque, si bien, la inquina por la inquina (ya digo, salvo con quienes me han tocado las pelotas) nunca ha ido conmigo, en cambio la ironía, el sarcasmo, el insulto y la ofensa sincera sí. Siempre he dicho, no te enfades por mis insultos, pregúntate por qué los digo. Si me has tocado las narices, es que me estás dando pie a que yo empiece a insultarte. Y si luego te duele, haberlo pensado antes.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/Quevedo.jpeg

 

Pues bien, digo todo esto porque así se conocerá el por qué me gustan personajes tan ambiguos como Don Francisco de Quevedo, Don Miguel de Unamuno, Don Arturo Pérez Reverte, Don Luis Alberto de Cuenca o Don José María Sanz Beltrán, alias Loquillo. Por poner a los más evidentes y de toda índole que me caen bien, que me parecen que son ejemplares en sus conductas. Gente que no tienen pelos en la lengua, que llaman a las cosas por su nombre. Que provocan incendios allí por donde pasan porque, si bien se les supone una filiación o una forma de ser, no tienen reparos en criticar a los, supuestamente, suyos o en decir que algo no les gusta. Gente honesta y gente de principios y de honor. Gente que no temen ser sinceros y que, por lo tanto, son políticamente incorrectos.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/tunez2.jpeg 

 

Desde Quevedo que fue capaz de llamar coja a su majestad la reina y tener el honor de ser el mejor escritor satírico de la poesía hispana de todos los tiempos; pasando por Unamuno un personaje con una ejemplar biografía al que, fijaos bien, tacharon de facha los rojos y de rojo los fachas ¿hay algo más provocador e incenciario que eso? También Pérez Reverte en su visión de héroes hispanos trasnochados y nada actuales y mal vistos por la voz única imperante en la opinión pública de nuestro miserable país, porque significan que nuestro país una vez fue grande y que tan bien sabe poner el dedo en la llaga y ejemplificar con aquéllos polvos que traen estos lodos. También Luis Alberto de Cuenca, que es un maravilloso poeta, marcado por la opinión pública por su filiación al PP y que, en cambio, no ha tenido reparos en unirse al staff del cantante Loquillo, personaje nada sospechoso de ser de derechas, ni mucho menos. Lo que le ha costado más de una crítica y lo que él ha criticado. O el propio Loquillo que es capaz de arañar las conciencias de la puta opinión pública con un vídeo que ha sido vetado en España porque habla de la tortura en una cárcel sufrida por una persona de ideas abertzales y que, al ver las fuerzas del orden que no tenía nada que ver con todo lo que se le imputaba, se le dejó marchar con un: “Disculpe, que tenga usted un buen día”

 

http://laiguana.blogspot.es/img/loquillo3.jpeg 

 

Todos ellos son considerados por mí como héroes. Héroes de un país adormecido por la clase política con el beneplácito de los que tienen por misión informar y crear opinión. Un país dormido que no es capaz de despertar para decir: “Que no me toquen más los cojones” Un país en el que todo es de pandereta, de traca, absurdo. Un país que debería empezar de cero. Héroes de la verdad, porque hoy en día la verdad es una puta con la que todos comercian al son que más les convenga para convencernos de una cosa y la contraria en la misma oración. Héroes de la sinceridad. Héroes de lo políticamente incorrecto.

Políticamente incorrecto.

Escrito por laiguana 16-09-2011 en General. Comentarios (0)

Políticamente incorrecto.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/dedoacusador.jpg 

 

He de comunicaros que, desgraciadamente, nada ha cambiado desde hace años sobre la faz de la tierra. Todo sigue igual. La vida, que cantaba Julio Iglesias, sigue igual. Nada varía, todo pervive y permanece. Porque todo lo que es políticamente incorrecto es lo obvio, es lo que todos vemos y nadie se atreve a comentar. Es decir, hablar desde el sentido común y la lógica es lo que se considera políticamente incorrecto. Lo correcto, en cambio, es seguir las directrices marcadas por determinada corriente de opinión. Si nos alejamos de una corriente de opinión y, además, tenemos la indecencia de no confrontar nuestras afirmaciones con la parte opuesta, seremos vilipendiados, insultados y señalados con su mugriento dedo acusador. Desde fascistas de mierda o rojos de mierda también (porque aquí no hay nada de originalidad) puede que, si son más fanáticos los que nos insultan, añadan un puto delante. Con lo cual la frase acabaría quedando así: “puto fascista/rojo de mierda” Pero bueno, os diré que me da lo mismo. Porque si opino una cosa, la voy a seguir opinando, a no ser que me demuestren que estoy en un error, en cuyo caso rectificaré, por supuesto. No me duelen prendas en afirmar que he tenido que rectificar en muchas ocasiones. Pero no por eso me callaré.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/ppsoe.jpg 

 

Por poner un ejemplo claro. En política, si la gente te oye hablando de que este gobierno en los inicios de la crisis, negaba tajantemente su existencia o bien que utilizaba frases eufemísticas del estilo: “Estamos inmersos en una desaceleración” te tacharán de pepero ó fascista (de mierda, si se quiere) Además, si señalamos con el dedo a Alfredo Pérez Rubalcaba porque, tras siete años en el gobierno, dice que ahora tiene la receta para sacarnos de la crisis y por ello le insultas; te llamarán pepero fascista de nuevo. Si, además, les dices que es una vergüenza lo mal que han gestionado esta crisis, ya de perro judío no baja el insulto nadie, aunque le cantes el repertorio completo de Joaquín Sabina, Miguel Ríos o Ana Belén, o, a lo mejor, ni siquiera. Si hablas del tema de los ERES en Andalucía y del señor Chaves, te van a insultar y te van a responder (porque la ideología política española es así) que los peperos tienen el Gürtel. Con eso parece que el PSOE tiene bula papal para hacer lo que les venga en gana. Es que, ellos más. La política en España es del “y tú más” Lamentable. Si también comentas que es una vergüenza que nadie hable de la guerra de Libia, te llamarán fascistón de mierda.

 

Pero además, si dices que es una vergüenza que Camps se haya presentado a unas elecciones estando inmerso en el caso Gürtel que, incluso ha tenido que dimitir pasados unos días de las elecciones en las que los valencianos le votaron masivamente. Si señalas con el dedo a este señor, dices que es una vergüenza que hagan alarde de decencia por su dimisión, cuando, reitero, no se tenía que haber presentado, pues te llamarán rojo o puto rojo de mierda. Si dices que Gallardón, puede que sea el mejor político de España, pero lo que está claro es que es el peor gestor del mundo por cómo ha gestionado las obras de Madrid, que, sin entrar a valorar si eran necesarias o no (yo creo que sí) nos van a ahogar con la deuda que nos deja, pues probablemente muchos del Partido Popular te digan que es cierto, porque es el menos querido de sus barones, y otros te llamarán igualmente rojo de mierda. Si de Esperanza Aguirre prefieres no hablar, seguro que te llamarán rojo de mierda. Pero irán más lejos, porque es la “Margaret Thatcher” de los populares. Si se enteran de que escribo y que además estoy en contra de todas las guerras, me dirán, además de rojo, que soy de la ceja.

 

Si, hablando de la educación pública de Madrid, dices que estás a favor de los profesores, que no crees que sean necesariamente ni vagos, ni malos, ni delincuentes. Ya sabéis, ¿no? Rojo de mierda. Si, por otro lado, dices que no te parece mal que se añadan dos horas lectivas más a su horario. Toca ser pepero de mierda. Si opinas que, como pasa en mi barrio, de cinco colegios públicos que hay, en dos los alumnos que van son mayoritariamente gitanos, que en su puerta, a la salida, hay cuatro patrullas de policía y que no quieres que tu hijo vaya ahí o que, en otro que hay con un índice de inmigrantes enormes, de modo que el niño sea el único alumno español de la clase, o los españoles sean la minoría en esa clase y te toca la moral que el niño vaya. Toca ser un pepero fascista de mierda. En cambio, si dices que estás en contra de lo que dice Esperanza Aguirre (a priori parecería que vas a ser rojo de mierda, pero aguardad) de que tenemos que quitar los puntos por cercanía de modo que todo Madrid sea un distrito único. Y tú opinas que mejor que sean distritos mucho más pequeños, de modo que en casi cada urbanización haya un colegio, con lo que los niños (habiendo todo tipo de gente, al menos en mi barrio, mayoritariamente obrera) irían al colegio con un número homogéneo de alumnos. Así que, toca otra vez ser pepero, a pesar de haber empezado bien. En mi caso, he tenido que pagar un colegio concertado, porque en los públicos que hay en mi barrio no tengo puntos para que entre el niño y cabe la posibilidad de que me hubieran asignado uno de los colegios de los gitanos. Cosa que me niego. ¡¡¡Fascista de mierda!!! Mi hijo irá a un colegio con gitanos detrás de los hijos de Gallardón, Esperanza Aguirre, Zapatero, Pepino Blanco y demás.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/inem.jpg 

 

Si dices que, efectivamente, estamos inmersos en una de las mayores crisis económicas que se han producido a lo largo de los años. Provocadas por el afán de amasar fortunas de los bancos, que no son más que entidades que prestan dinero a quienes demuestran que no lo necesitan, a un tipo de interés abusivo. Eres un rojo de mierda. Si dices que es lamentable que no se haya atajado el problema de la destrucción de empleo y que no se hayan hecho políticas de creación del mismo, llegando a unos índices de desempleo anormales y que triplican a Alemania. Te llamarán pepero de mierda. Si dices que huele mal que esa cantidad de gente que está en el paro no monte huelgas y estén quemando las calles en Madrid y el resto de ciudades de España, y que parece que haya muchísima economía sumergida, porque si hubiese un millón de familias con todos sus miembros en paro, habría revueltas. Toca que me llamen rojo de mierda. Si, además, insinúas que esta crisis, en la que, efectivamente estamos metidos, es una excusa para que los empresarios hagan con los trabajadores lo que les salga de las pelotas. Eres un rojo de mierda.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/chorizo.jpg  

 

Si te metes en el berenjenal de las Autonomías y dices que es una auténtica vergüenza la cantidad de altos cargos que hay en este país, entre Gobierno estatal, gobierno autonómico, ayuntamientos y diputaciones, te llamarán fascista salvo si hablas de diputaciones que fue lo que dijo Rubalcaba, en cuyo caso, eres rojo. Si hablas de que debe haber una política de austeridad en las entidades públicas eres un fascista, claramente. Si dices que se deben bajar el sueldo los políticos y demás senadores y diputados y que se debe investigar en qué momento, cómo y cuánto ha sido el incremento de sus patrimonios desde sus inicios en la política hasta la fecha, de todos y cada uno de los políticos que tenemos en este país. No sé qué me llamarán. Pero seguro que me dirían: “es que Zapatero como presidente cobra no sé cuánto” con lo que seré fascista de mierda. O que Rajoy, además de político, es registrador de la propiedad...¿Es justo que cobre por ser registrador y por ser político?  puto rojo de los cojones. Aunque, la verdad, si la alternativa es unos u otros, por favor, llamadme magenta.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/magenta.jpg 

¿Qué es mejor?

Escrito por laiguana 13-09-2011 en General. Comentarios (0)

¿Qué es mejor?

http://laiguana.blogspot.es/img/estooesto.jpg 

 

¿Qué es peor enterarte el último de que tu curro es una sustitución de verano o de que la fiesta a la que vas no es de disfraces?

 

http://laiguana.blogspot.es/img/teletubbie.jpg 

Mi amigo Héctor dice que, siempre, enterarse el último de algo te hace quedarte con cara de tonto. Yo añadiría, amigo mío, que además te deja incómodo, con un ligero sabor agrio y con muy mala leche. Y, ya que yo no soy capaz ni de perdonar ni de olvidar, en mi caso también me deja con muchas ganas de revancha. En el caso que nos ocupa ¿qué es peor? Pues depende... Entonemos todos juntos, amiguitos: "Depende, todo depende de según como se mire todo dependeeeee..." que cantaba Pau Donès hace algunos años. El viejo refranero español nos deleita con un dicho que, por cierto, le encanta a mi madre, ya que lo usa siempre que puede y dice: "en este mundo cruel, nada es verdad ni es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira" Pues bien, es cierto que todo depende de cómo se tome uno lo que le acontezca. Depende de la importancia que se le dé a cada circunstancia y, por supuesto, depende de la escala de valores actual que tengas. Como también depende del estado de ánimo en que te pille lo sucedido. A mí hay varias cosas que me sacan de quicio porque hay varias cosas que suceden alrededor que no entiendo. No soporto la gente que se cree superior, ni la falta de educación de la gente, ni la incultura, ni el afán por molestar al de al lado. 

 

¿Qué es peor ser cabeza de ratón o cola de león?

 

http://laiguana.blogspot.es/img/leonraton.jpg

Porque hay gente que se cree que es la elite en el sitio que ocupa en el lugar actual. No sólo me refiero al puesto de trabajo aunque mayoritariamente lo ves ahí. Pero se puede ver en cualquiera que tiene un cargo con un poquito de poder sobre tí, véanse policías, guardias civiles, guardias de seguridad, funcionarios públicos, administrativos bancarios, la tendera de la esquina o el dispensador de lotería. Todos se creen la élite en su metrito cuadrado. Yo, que además he hecho la mili, también en el ejército lo he visto claramente. He visto gente que no sabía ni leer ni escribir, al que daban un galón para hacerle soldado primera y se creían Jesucristo aparecido en la tierra vestido de uniforme. Si yo tuviera un trauma similar al que tienen uno de esos tipos, ahora mismo me creería el "hacedor de universos" de mi silla, o el demiurgo de mi comedor, o mejor aún, "el dador de vida" de mi dormitorio, o el Dios de mi teclado ¿Podéis hacer el favor de llamarme maestro, dejaros barba y el pelo largo, y caminar en chanclas para seguirme, por favor? Gracias.

 

En cambio, cuando esa gente que se cree lo más de lo más en su lugarcito nimio en el mundo, salga de su empresa, o lugarcito, en cuestión y se cerciore de la mediocridad en la que estaba metido y de lo insignificante de su vida, se dará cuenta que lleva engañado mucho tiempo. Lleva creyéndose el ángel vengador, la reina de Inglaterra o el premio Nobel en Físicas mucho tiempo y, en realidad, no son más que basurilla pequeñísima como tú y como yo. Por lo que, para mí, es mejor saber quién y qué eres, hacia dónde vas y cómo quieres vivir tu vida y con quién, siendo consciente del lugar que ocupas en el mundo. Porque es muy triste creerte caca y no llegar a pedo, como les pasa a esos mendrugos. Por lo que, en mi caso, fue peor enterarme que la fiesta a la que iba disfrazado de Teletubbie rosa no era de disfraces. Eso sí, lo llevé muy bien y se rieron mucho conmigo, creo.

 

¿Qué es mejor ser tiquismiquis o hacer la vista gorda?

 

 

http://laiguana.blogspot.es/img/veroircallar.jpg

Porque hay gente que, si bien se han dejado una pasta en ordenadores y móviles de última generación, no son capaces de esbozar una sonrisilla ni decir un triste "hola" cuando se cruzan contigo. Todos tenemos vecinos así. Y qué decir de si tienen que pedir algo, pronunciar un "por favor" o, si tienen que llamar a alguien, decir un "perdone" en cambio dicen un "oye mira" o, incluso, silban o chistan como si a ganado se dirigiesen. En fin, algo muy triste. Saluden, hombre, que no pasa nada. Bajan la cabeza, no dicen ni hola, van a su rollo. Qué decir de ceder el paso o abrir la puerta de un portal o un ascensor. Si sé de gente a la que, al estar abriendo con el pie el ascensor porque iban a meter la compra recién hecha, se les han colado y les han quitado el ascensor. Un pelín de educación no vendría nada mal.

 

También es fabuloso, y esto me ha pasado sobretodo con señoras mayores y en más de una ocasión, verlas radiantes hablando por el móvil a gritos y te miran, te sonríen y te asienten con la cabeza alzando las cejas, como queriendo incluirte en la conversación. Por favor, señora, me la suda si va a hacer "armóndigas" o "cocretas" para cenar porque viene su primo de Alguazas. También me dan ganas de vomitar cuando veo carteles en tiendas del estilo: "comprar tres pagar dos" que te dan ganas de decir: "jau, ¿dónde estar gran jefe?" "¿No saber?" "Pues estar en gran cascada y unos días se la casca ahí y otros días más allá" Hoy, hablando de la ignorancia que impera en este país, yendo al INEM, he visto en el autobús a una señora que iba desdoblando un papel y, yo que soy cotilla por naturaleza, lo he mirado para quedarme perplejo, porque tenía puesto: "toma la línea 6 hasta plaza de la cevada" La palabra línea la tenía tachada y corregida por ella misma, porque la letra era inconfundiblemente de persona mayor, haciendo que el texto definitivo quedara así: "toma la linia 6 hasta plaza de la cevada" Toma ya.

 

Y también me hierve la sangre cuando me cruzo por la calle, hoy ha sido con una chica pero da igual el sexo, de unos trece o catorce años, peinada como Amy Winehouse, escuchando en su móvil de última generación, a David Bisbal a todo volumen llevando el teléfono en la mano para que todo el mundo pudiera escuchar la bazofia que le encanta a ella. Qué asco por favor ¿tiene que compartir semejante basura conmigo? ¿no puede tener un poquito de consideración y, no ya escuchar buena música, sino que se ponga unos cascos así no me dan ganas de vomitarla encima?

 

Según cómo te levantes ese día dan ganas de, por un lado, decirle a la inculta musical esta que apague su trasto; por otro, a la señora del autobús que vaya a una escuela de mayores y, por último, al de la tienda que termine la EGB, la primaria o como cojones se llame ahora. Ah, y a los vecinos estúpidos y maleducados, que aprendan a vivir en sociedad o se vayan al puto campo con las putas amapolas, joder.

 

En estos casos, a mi modesto entender, pienso que es mejor no mirar papeles que llevan las señoras, ni fijarte en las que hablan por el móvil, ni escuchar la música de nadie llevando tu propia música en tus cascos y pasar de todos los vecinos, así que, mejor hacerse el sueco y pasar de todos y de todo: ¿Yah, yah, yah?

 

¿Es mejor tatuarse o no tatuarse la piel?

 

 

http://laiguana.blogspot.es/img/tatuaje.jpg

A mí que la gente se tatúe me parece algo bonito, cuando tiene un sentido, un significado y... va a durar. Porque en caso contrario me parece una gilipollez. No me digáis que no es una imbecilidad. Es mejor no tatuarse. Y no me refiero a si es higiénico o no, que eso cada cual opinará lo que sea. Para eso las opiniones son como los culos, cada cual tiene el suyo. Ni si es bonito o no, que también hay opiniones para todos los gustos. No. Me refiero a si es inteligente tatuarse la piel o no. A ver, un niño de unos diecisiete años de mi barrio tenía tatuado en su antebrazo el nombre de su novia. El otro día, cuando volvía a casa de comprar unos libros, le ví borracho perdido abrazado a otro amigo, porque la niña en cuestión le había dejado. Tendrá que echarse una novia que se llame igual. Me reí, claro. Me reí y me miraron mal tanto él como su amigo y me seguí riendo, por supuesto, y, mientras me alejaba, negaba con la cabeza riéndome. Hay que ser imbécil. Porque creerse que un amor a los quince años es para toda la vida... Difícil. Aunque algunos hay pero son los menos. Hay otra gente que se tatúa el nombre de su hijo. Ahora, que como tengan quintillizos va a ser una gran putada. No sólo por la pasta que se van a dejar, también porque los nombres que ponen ahora se las traen. Vaya nombres. Yo, que soy muy clásico para eso y no me gustan ni Jessica, ni Kevin, ni Izan, ni leches en vinagre, me quedo flipado con gente que tiene puesto en el antebrazo Izan o Thomas... Os cuento: hay un taxista de mi barrio tiene puesto Isabel en el antebrazo izquierdo y Thomas en el derecho... ¡y tanto su mujer como él son de Toledo de toda la vida..! Alucina vecina. Si, es que, la gente es muy tonta. Donde esté un Drósino que se quiten esos nombres, coño.

Muertos de póker

Escrito por laiguana 08-09-2011 en General. Comentarios (0)

Muertos de Póker

 

http://laiguana.blogspot.es/img/Pokerases.jpg 

 

En cualquier lugar del Oeste americano, en cualquier partida de póker.

 

-         Has hecho trampa, Joe.

-         No digas sandeces, Sam.

-         Aparta muy despacio tus manos de la mesa y ponlas donde pueda verlas.

 

El resto de jugadores se miran entre sí y se retiran con un rictus de miedo en la cara. El barman deja de secar los vasos y se agacha tras la barra. El piano deja de sonar...

 

-         Si miras por debajo de la mesa verás mi Remington del calibre 22

-         Esa es un arma de mujer...

-         Por eso, quizá, está apuntando directamente a tu entrepierna.

-         ¡Glub! Tramposo de mierda...

-         No seas maleducado Sam. –y dirigiéndose al resto de parroquianos, con una sonrisa en los labios, dice:  Caballeros, creo que ha llegado el momento de marcharme. Ha sido un auténtico placer.

 

Dando una patada a la silla la lanza contra el resto de asustados jugadores y se marcha corriendo del saloon. De un salto, monta en la grupa de su caballo y se marcha al galope, con los bolsillos llenos, como alma que lleva el diablo. Mientras, en el saloon, Joe se queda viendo como Sam se aleja con su dinero.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/cowboyhuye.jpg

 

-         ¡No descansaré hasta ver tu cuerpo balancearse en una horca, cerdo!

 

 http://laiguana.blogspot.es/img/Ahorcado.jpg

 

Grita a voz en cuello al polvoriento horizonte. Probablemente Sam acabará, efectivamente, colgando de alguna soga o con un disparo en la espalda en cualquier callejón oscuro. Esta escena, si bien inventada, podría haberse dado en el lejano Oeste. De hecho, no escasean escenas parecidas en novelas, películas ni en leyendas de la época. Una de ellas nos habla de la muerte del famoso Wild Bill Hickok quien fue un astuto pistolero y, posteriormente, agente de la ley. Pues bien, el Salvaje Hickok fue asesinado por la espalda por el taimado Jack McCall tras una partida de póker. Hickok murió con una mano de cartas sin valor en su poder. De ahí que la leyenda diga que Wild Bill, al morir, llevaba “la mano de la muerte” Hickok era un fanfarrón que juraba haber matado a más de cien hombres en distintos duelos y reyertas, pero, según sus propias palabras, nunca mató a nadie por una partida de cartas. Lo que no impidió que, tras una partida de póker, acabara en una caja de pino.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/ferrocarril.jpg 

 

Cuando el ferrocarril llegó al lejano Oeste, algunos vagones de tren se convirtieron en improvisadas timbas. Lo que hacía que entre los pasajeros de dichos trenes hubiera jugadores profesionales, timadores, tahúres y tristes personajes desesperados que, en un golpe de fortuna, esperaban, en vano, cambiar su suerte. Así que los trenes se utilizaron, como antes se habían utilizado en otros puntos del profundo sur americano, los barcos de río, con sus enormes e inmaculadas ruedas y su pausado navegar, en los que también se organizaron míticas timbas. El origen del juego del póker, si bien, es algo oscuro, apunta a Francia. Por lo que no sería extraño que en New Orleáns se dejaran ver los primeros tahúres en dichos barcos que surcaban las aguas del río Mississippi. Lo que hizo publicidad para esta forma fácil de ganar cantidades ingentes de dinero, lo que formaba también parte de la leyenda del “Sueño Americano”.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/queenmary.jpg  

 

A lo largo de la historia, ha habido suicidios de toda índole tras haber perdido una partida en un golpe de mala suerte o tras observar como no llegaba jamás la carta que nos sacaría de la pobreza. Se sabe de jugadores que se han llegado a jugar a su amante, su mujer, o lo que se le hubiese ocurrido en ese momento, por una mano desesperada que les sacara de la bancarrota. Siendo las víctimas propiciatorias de esos seres sin escrúpulos que se llamaban tahúres. Ya en el siglo XVIII, en Francia y en Inglaterra, era frecuente ver a caballeros de alta alcurnia en timbas ilegales para jugarse sus bienes frente a caballeros de empolvada peluca. La mayoría de los cuales no eran sino jugadores profesionales de exquisito disfraz que se aprovechaban de tiernos infantes que querían añadir a su rancio abolengo una suculenta suma de dinero. Y se quedaban sin título ni dinero.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/dueloespada.jpg 

 

Más tarde, en los turbulentos años veinte, se forjó un emporio para el juego en otras regiones de Estados Unidos, concretamente más al Este, en ciudades como Atlantic City, Chicago o Nueva York. Eran los tiempos de la “Enmienda de la Constitución” más conocida como Ley seca, con la que el gobierno pretendió conseguir exactamente lo contrario de lo que obtuvo. Es decir, que los ciudadanos americanos dejasen de beber tanto. Las mafias irlandesas e italianas se hicieron las dueñas del país para producir e importar licores ilegales. La elaboración clandestina del alcohol contribuyó a la pésima calidad de los licores pero permitió que se crease una red de contrabando con la que la mafia se enriquecía, no sólo del alcohol sino también de la prostitución y el juego con los que aderezaban sus locales para que los clientes estuvieran lo más a gusto posible. No obstante, los burdeles de aquélla época, eran garitos donde se bebía todo tipo de bebida que pudiese hacer que te embriagaras y se jugaba a todo tipo de juegos. Desde la ruleta hasta el póker. Convirtiéndose, estos autoservicios del placer, en los primigenios casinos clandestinos.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/LeySeca.jpg 

 

En aquélla época, los asesinatos y las matanzas estaban a la orden del día, en medio de un ambiente cargado de lujo, frivolidad y desenfreno. Para mantener ese “status” que deslumbraba al ciudadano de a pie, se tenía que tener dinero, muchísimo dinero. Así, en este mundo de dinero fácil, contrabando, crimen y negocios turbios, aparecieron personajes como Al Capone en Chicago o Lucky Luciano en Nueva York, que se convirtieron en los auténticos señores del crimen. Hubo también otros mafiosos, igualmente importantes, que fueron apareciendo bien desde Europa, o bien pequeños criminales autóctonos que fueron aumentando su poder emergiendo de los barrios más humildes de las grandes ciudades. Con estos enfrentamientos y luchas de poder se iniciaría, la que, posteriormente, sería denominada guerra del hampa.

 

http://laiguana.blogspot.es/img/LuckyLuciano.jpg