Laiguana

manda

Manda Huevos III

Escrito por laiguana 04-06-2010 en General. Comentarios (0)

Manda huevos, que dijo el poeta, el filósofo o quien fuera. Pero manda huevos. Vamos a ver: resulta que no ganamos el concurso de Eurovisión por politiqueo. De hecho José Luis Uribarri así lo hace ver “adelantando” las votaciones de los países votantes. Lo que me parece fenomenal. Es que se votan entre ellos, espetan más de uno y de dos personas “afines” al concurso. Pues que no vuelva a ir nadie de España, gritan, vehementes, otros. Vale, que no vaya España, que se voten entre ellos, todo lo que se quiera decir al respecto está perfectamente argumentado y dicho. Muy bien. Pero ¿alguien se ha parado a mirar si las canciones que se envían y, por ende, los cantantes son dignos representantes de España? Porque, digo yo, cuando tenga una canción digna de ganar el festival, con categoría, bien cantada, con un concursante con calidad musical, una canción digna de ir a dicho festival y digna de representar a España, nos rasgaremos las vestiduras. Pero mientras mandemos a la gente de Operación Truño, a las Ketchup, al Chiki-Chiki y demás, no podemos decir esta boca es mía. No sé si me explico.

 

Además, también (y José Luis Uribarri es uno de ellos) ha habido cantidad de discusiones tras la participación del año pasado del Chiki-Chiki. Que si no era digno representante de España, que si no sabía cantar, que si la canción era una basura... Muy bien. Estoy de acuerdo. Pero quien eligió semejante mierda fue el público. El mismo público que, según ellos también, de una manera majestuosa, solemne y justa, envió a Beth, a las Ketchup, a Daniel Diges, a Rozadezpaña y toda esa morralla, que ya vemos todos donde están y/o acaban. Por lo tanto, si el público es soberano para decidir que vayan estas tremendas basuras, también lo es para decidir que vaya el Chiki-Chiki (que todos sabemos fue un producto de Buenafuente para demostrar la idioticia imperante en España) Es así de sencillo. Pero manda huevos que se rasguen las vestiduras porque fue el año pasado este representante y no se las rasguen con otros cantantillos de mediopelo que no se sabe ahora donde están. Bueno sí, las Ketchup salieron en el programa “Callejeros” en las tres mil viviendas sevillanas. Si se trata de un púlpito desde el que dar salida a posibles delincuentes y/o endrogadictos me parece fenomenal que “El proyecto hombre” televisivo envíe toda esa morralla a Eurovisión y así los reintegren a la sociedad.

 

Además, este año, en un alarde de democracia exaltada y con lágrimas en los ojos al escuchar la canción de Diges, prohibieron la participación de un excremento que canta. Me parece fenomenal que prohíban la participación de Karmele Marchante. Horrenda persona, horrenda periodista y horrenda cantante con, no menos horrenda, canción. Pero no me parece ni medio normal que se diga que el público es soberano por elegir a Diges y no lo es por elegir a Karmele. Vamos a ver, si se utiliza al público para obtener un pingüe beneficio (con vuestros mensajes al ** o llamadas al ***) y elijan a unos representantes, en su mayoría nada dignos de representarnos (porque a mí, al menos, no me representan por mucho que se empeñen en hacernos partícipes de semejante vómito musical los Uribarri y compañía) ¿no sería normal que el público pudiera elegir libremente a uno u otro representante? Total, bodrios son todos. Ridículo ya lo vamos a hacer creyéndonos que vamos a ganar con “Algo pequeñito” uououoooo. Así que, qué más nos da llevar a un panoli con un repollo en la cabeza que a un payaso con una guitarra del todo a cien. ¡Perrea! ¡Perrea!

 

Por otro lado también mandan huevos dos cosas. A saber, el impresentable que se coló en Eurovisión, que es un panoli que se cuela en todos los eventos que le da la gana y al que nadie ha parado los pies. Demostrando la penosa organización y seguridad, porque imagínense que, en lugar de semejante payaso, entra un tiparraco enfermo mental (pero de los que no cantan allí, o sea, un enfermo mental de los de fuera del festival) y le da por dar un bofetón a Daniel Diges mientras canta, cosa que, por otro lado, me haría mucha gracia, la verdad, pero sería indignante la falta de seguridad y la pésima organización. Si se hubiera hecho en España, estaríamos hablando de un país tercermundista, pero Noruega es súper, pero súper, súper moderno. Así que no se le puede criticar. Ahora, ese hecho execrable, es para denunciar a la organización, para dar dos hostias a Jimmy Jump y que deje de hacer el payaso en los eventos en los que se cuela y para tirar a tomar por saco el peluquín de José Luis Uribarri. Porque, amén de ser un programa para reintegrar a posibles endrogadictos, delincuentes y demás gentuza del lugar, también ha servido para sacar del ostracismo al tal José Luis Uribarri. Como había que darle un espacio y una importancia que hace mucho, muchísimo tiempo, dejó de tener se le tiñe el bigote y la barba, se le pone peluquín y se le saca a que diga tonterías en la televisión. Así luego, en el bar de al lado de su casa, le invitan a croissant recién hecho y a un café con leche y se cree tan importante. Así que le buscamos oficio a un personaje caduco y acabado de la televisión, que, por otra parte, estaría cobrando una buena pensión de jubilación, se le deja de pagar la pensión y empieza a cotizar de nuevo. No, si no va a estar mal pensado del todo. Además, ahora también está José María Iñigo en el programa de marras... Joder, están solucionando el problema de las pensiones con este programa. Espérenme que voy a tatuarme Euro y Visión en sendos carrillos del culo. Pero, vamos, ¿manda o no manda huevos?

Manda Huevos II

Escrito por laiguana 21-05-2010 en General. Comentarios (0)

Tras un arduo día de trabajo, llegas a tu casa y enciendes la televisión para enterarte de lo que ha sucedido durante el día. A veces, es para divertirte, aunque esto se consiga con escasa frecuencia. Pues bien, enciendes tu televisor y de los veintiséis o veintisiete canales de televisión, en todos ellos te bombardean con noticias del corazón unas diez horas al día. Luego, una o dos horas más tarde, tras las macabras noticias del telediario, hay un resumen de lo que ha sucedido en un Hotel donde va gente con encefalograma plano; o en una academia de música donde nadie sabe cantar pero todos tienen seguro su estrellato aunque, como malos músicos que son, hagan el ridículo en festivales internacionales; o en una casa de la sierra madrileña donde entran futuros contertulios de programas de prensa rosa o programas de gritos, porque no tienen capacidad intelectual para despertar el apetito de intelectual del televidente medio.

 

Por la mañana, si tienes la desgracia de quedarte en casa, verás programas en los que intentan hacer un conglomerado de todas las noticias que hayan sucedido en España. Hasta se permiten hacer un debate político de chirigota y pandereta, dado que la capacidad intelectual de los tertulianos es nula. Hay gente que te habla de temas del corazón y acto seguido se hincha a soltar comentarios, más o menos jactanciosos, de deportes; o a sentar cátedra soltando estupideces sobre temas políticos con una prepotencia insultante. Porque, sin saber de nada, de todo saben. En dichos programas también verás con estupor los resúmenes de chabacanos programas televisivos emitidos en horario nocturno. No sé qué tipo de conjura habrán hecho los directivos de televisión, aunque está claro que, por no sé qué extraña consigna están intentando idiotizar a los televidentes. Igual es que a alguien le conviene un país plagado de idiotas. Supongo que a los políticos porque nada hacen por cambiar esta tendencia y así tendrán un país idiotizado que, hagan lo que hagan y digan lo que digan, les seguirán votando.

 

Tan es así que ya ni se molestan en intentar emitir películas con mayor o menor calidad, salvo en horarios intempestivos y, de ser en un buen horario, serán películas basura para que consumas sus programas basura o apagues la televisión, que es lo que deberíamos hacer todos a la vez. A la hora de la salida de los colegios no hay ningún programa infantil. No queda inteligencia para planear y llevar a cabo programas como “Barrio Sésamo” y no digamos “La Bola de Cristal” Tras tanta basura, tienen la desfachatez, cuando ponen fútbol, de clamar al cielo porque quieren ver, los estúpidos intelectualoides que aparecen en ésos ridículos programas de pandereta y tonterías, a los patanes de moda, que ellos mismos han fabricado. Prefiero ver deporte que a gente con minúscula inteligencia perpetrando la idioticia en programas de televisión. Es la dictadura de la decadencia cultural e intelectual de los mediocres.

 

Es vergonzoso ver que las televisiones públicas, que se nutren de nuestros impuestos, están abarrotadas de estúpidos que sientan cátedra en la inmundicia de sus mediocridades. Entran ganas de negarse a pagar los impuestos que se destinen a enriquecer a tanto mezquino. Tenemos que ver cómo se hace famoso al play boy de turno o a la golfilla de su barrio. Son gente que tienen un interés increíble para el televidente medio. Todo esto sucede por los famosos índices de audiencia. No siempre lo más visitado es lo de mayor calidad. Ya sabemos el viejo dicho de que millones de moscas no pueden estar equivocadas. Mejor ni lo nombro, porque con el afán de lucro con que hacen todo en este país, igual nos inundan los restaurantes con menús basados en el manjar de las moscas. Que es el manjar que nos ofrecen en la televisión.

 

De todos modos, y pensándolo bien, a mí la televisión sí consigue abrirme el apetito intelectual ya que, cada vez que encienden la caja tonta en mi casa, me marcho a mi habitación a leerme un buen libro. Pero bueno “Siempre nos quedará la Radio”.

Manda huevos.

Escrito por laiguana 12-12-2009 en General. Comentarios (1)

Manda huevos, que dijo el filósofo, que esta gente de los 40 celebren no sé qué aniversario haciendo un musical y un concierto. Con el daño que le han hecho a la música de este país. Es indignante que no permitan que oigas toda la gama musical existente en el panorama nacional, porque un grupo de productores se dediquen a pagar porque los cantantillos de moda se escuchen dos, tres o hasta quince veces en un día. El público, aborregado per sé, escuchará lo que le dan y, lo que es más cojonudo de todo ¡les gustará!

 

Manda huevos, que dijo el poeta, que esta gente de los 40 hagan el paripé como artífices de no sé qué lanzamientos musicales. Cuando su forma de concebir el arte de la música es a base de talonario. A veces, más por equivocación que por otra cosa, se les cuela un grupo como Amaral o como Pereza. Vetusta Morla es otra cosa. Porque éstos se han colado desde internet. Va a haber que utilizar la Red para promocionar la música.

 

Es indignante o, al menos, a mí me indigna, que no permitan escuchar a grupos como Loquillo, Los Suaves, Burning (salvo honrosas excepciones) y demás artistas realmente buenos que tenemos en nuestro país. Es humillante que tenga que volverse al "underground" de los primeros años del rock y el punk para que gente con una carrera de 30 o más años se tenga que promocionar, como es el caso de Los Rebeldes, quienes, para sacar su último disco, han tenido que pelearse hasta con el portero de la discográfica de turno. O eso, o te autoproduces el disco. Algo así como la autoedición de libros, porque la industria literaria española se ciega con los "grandes escritores" y no deja paso a otros para que salgan a la palestra, pero eso es otra historia.

Volvamos a lo que íbamos. Yo siempre he dicho una cosa y es que si a tí no te permiten más que ver cuadros de Durero, por ejemplo, te perderás la obra de Van Gogh, Velázquez o Goya. Pues eso, a mi modesto entender, es lo que está sucediendo con la música, te enchufan una y otra vez el Requesón, o la Salsa o a Bisbal o a Pitingo y no te dejan escuchar otras músicas que existen y, espero, seguirán existiendo. Inciso: ¿por qué narices llaman "latino" a la música de hispanoamérica o iberoamérica? ¿Acaso estuvo Julio César en aquéllas latitudes? Otra muestra más de la idioticia existente.

 

De modo que hay cantantes como Loquillo, Rosendo, Joaquín Sabina (este menos, porque está mejor visto por el "establishment" imperante) Burning, Los Suaves, etc, a los que no puedes escuchar debido a la obligatoriedad monetaria que imponen las grandes discográficas a las radio fórmulas.

 

Manda huevos, pues, que esta gente celebre no sé qué de la música y que ése no sé qué sea, según ellos, gracias a ellos. Como dice Loquillo en su último artículo: "Nos dijeron que el punk era el Anticristo, pues ojalá vuelva" Con toda la virulencia posible, añado yo, porque manda huevos.